Entradas

La persiana ya está cerrada

Imagen
Dicen que "no hay mal que cien años dure ni cuerpo que lo resista". Pues bien, nuestro aspecto físico ya es deplorable por el sufrimiento continuado y la única buena noticia es que la temporada ha terminado. Eso sí, rasgado el espíritu zaragocista, empeorando los peores registros históricos en Segunda División y con una sensación de amargura y tristeza que raya en el abandono. Como todo es susceptible de empeorar, la gran mayoría de los aficionados no piensa que esta temporada vaya a cambiar la tendencia. Con un director deportivo nuevo (poco ha podido hacer hasta ahora Lalo después de la terrible herencia otorgada por Narciso Juliá), un entrenador como González, con escasa experiencia en Segunda División y que ojalá pueda superar la presión de una ciudad como Zaragoza, y una plantilla totalmente renovada sin nombres de relumbrón. Como señalan las estadísticas los equipos que suelen ascender son los que mantienen durante dos o tres temporadas el bloque deportivo. También es …

Emperador

Imagen
La amistad es un bien poco valorado y que se otorga de manera gratuita. Significa respeto, comprensión, proximidad y también distancia. Por eso y de manera voluntaria, he querido estar al margen de esta aventura asumida con responsabilidad y acierto por César Lainez. Otras personas, con menos relación con el entrenador del Real Zaragoza que yo, hubieran aprovechado para intentar conocer el ambiente del vestuario, la trastienda del club, lo que hay debajo de las alfombras e incluso las alineaciones antes de los partidos. Por supuesto que no lo hubieran conseguido, porque César es un profesional de los pies a la cabeza y una persona sensata. Que ha realizado un formidable trabajo al frente del equipo en unos momentos trascendentales para la continuidad del club y cuya labor jamás será reconocida como se merece.
"Dejo salvado al equipo de mi vida", afirmó el domingo en la sala de prensa. Y tiene razón. Él ha levantado trofeos, ha sufrido el descenso de categoría y ha conseguido…

Necesidad

Imagen
Faltan cuatro jornadas de Liga para terminar la temporada y todo puede pasar. Por abajo la gente se va despabilando y se consiguen resultados que nos perjudican porque el descenso a Segunda B es un castigo terrible. Y la desaparición para el Real Zaragoza, por poner un ejemplo claro de lo que nos estamos jugando. El encuentro del viernes parece demasiado lejano y en él se dieron las circunstancias habituales que están empujando al club al abismo: la falta de recursos físicos en la plantilla, su lamentable configuración, el nerviosismo a medida que el partido avanza y la mala fortuna. Porque a los perdedores siempre les resulta esquiva la suerte y no es de recibo encajar tantos goles en los últimos instantes de los partidos que provocan pérdidas de puntos insoportables.
Nadie podrá decir nunca que la Romareda se ha rendido o no se ha volcado en apoyar a los suyos. Pero ni aún así se mejora una racha irregular que hace del viejo coliseo zaragocista un lugar favorable para cualquiera. La…

Estremecidos

Imagen
Salir derrotados del campo municipal de Reus fue un golpe inesperado. Sin desmerecer al equipo catalán, que también se jugaba la permanencia, parecía que las posibilidades de conseguir un marcador favorable eran elevadas. Se venía de una buena primera parte ante un equipo superior como el Getafe que aprovechó sus ocasiones para remontar. Se pudo, incluso, empatar en los segundos finales y la moral no se quebró pese a la derrota. Quedaban balas en la recámara y el disparo en tierras tarraconenses debía ser certero pero el tiro salió por la culata. Y nos dejó tocados y estremecidos, con la realidad otra vez pisándonos los talones y el descenso como una posibilidad que se presentaba como posible.
El cambio de sistema con la inclusión de Samaras no funcionó aunque el griego se comprometió durante todo el partido e hizo lo que pudo. Pero Ángel no estuvo afortunado, las bandas no ocasionaron peligro, el centro del campo no creó juego y la defensa falló otra vez más de lo permisible. Mal par…

Incertidumbre hasta el final

Imagen
Sexta derrota del Real Zaragoza en la Romareda, que ha dejado de ser desde hace varias temporadas un emblema para degustar las victorias del conjunto aragonés, para convertirse en un agujero por donde se escapan las ilusiones de una afición más comprensiva que nunca. Fue especialmente emotivo que los cerca de veinte mil aficionados blanquillos animasen a Ángel cuando falló un remate en el minuto 93 que podría haber significado el empate. Un objetivo menor pero suficiente para mantener la ilusión en cerrar cuando antes la herida de una temporada decepcionante. Si hemos de buscar algo positivo en esta década ominosa, quizás lo encontremos en la complicidad de una hinchada que asume su condición y que lucha con generosidad al lado de su equipo. Cambiante, sin criterio, sin metas a corto plazo y que convive con la amenaza permanente de su desaparición.
César Laínez ha sustentado su liderazgo en el sentido común, el cambio táctico y la normalidad a la ora de asumir sus compromisos. Dentro …

Dos goles, seis puntos.

Imagen
Gol a gol, paso a paso. Dejando la portería a cero y sufriendo como perros. El premio es tan indigno como la realidad actual del Real Zaragoza pero tan importante como para no desaparecer y tener opciones a construir una plantilla competitiva para la próxima temporada. Ganar a dos equipos que luchan por evitar el descenso es difícil porque la necesidad iguala a todos en el momento de la supervivencia. Dos goles, seis puntos y una distancia ya equidistante de la promoción y del descenso. Llegando al final con la "reserva", sin apenas combustible en el depósito. Y lo más importante, dejando de cometer errores que penalicen de manera irreversible el marcador final.
Se ganó en la Romareda al Mallorca, cuyo futuro a nivel institucional es terrible si tenemos en cuenta la falta de apoyo de la afición bermellona, el estado de profundo deterioro de la entidad y sus escasas posibilidades de encontrar soluciones válidas a corto plazo. También se sumaron los tres puntos en Anduva, dond…

El equipo está descoyuntado

Imagen
No parece posible que en esta segunda división marcar dos goles fuera de casa no te aseguren la victoria. Y menos ante uno de los equipos que luchan por evitar agónicamente el descenso, y haciéndole los dos tantos en los primeros ocho minutos de partido. El equipo es débil físicamente y se resguarda en las proximidades del área porque no puede aguantar el ritmo de competición. Algunos jugadores apenas tienen fuerzas para llegar al descanso y el pánico les impide pensar. Por eso se producen errores de concentración, se echan atrás para defender lo mucho o poco que hayan conseguido y se termina con una agonía en el cuerpo que invita a la desmoralización. Consiste en resistir como se pueda, luchando en inferioridad de condiciones por una terrible falta de previsión en la pretemporada que provocó una lamentable puesta a punto de los jugadores. Algunos de los cuales se fichó conociendo que suponían un riesgo importante de lesiones y falta de ritmo de competición.

Las ausencias de Cabrera y…